¿Cómo definir un tema y un objeto de investigación?

Hay preguntas fáciles y preguntas difíciles. Una de las más difíciles que se le puede hacer a un investigador de humanidades es: «¿Qué tema le gustaría investigar?». La respuesta a esta pregunta puede buscarse mediante el acto mismo de la escritura. Le proponemos el siguiente ejercicio.

En una hoja blanca, un cuaderno, un vidrio, en lo que sea, puede hacer una tabla rústica de 2×2. Así tendrá 4 celdas, cada una con una pregunta. Esta tabla le permitirá ver, en un sólo lugar, cuáles son los temas que le podrían llegar a obsesionar:

¿Qué problemas quiero solucionar?¿Qué teorías me gustan?
¿Qué temas me apasionan?¿Qué lugares me interesan?

Puede pasar que usted tenga una obsesión por la teoría foucaultiana y que los lugares, por el contrario, le sean indeferentes a la hora de investigar. En ese caso, lo pertinente sería indagar, por medio de una búsqueda bibliográfica, dónde se está aplicando la teoría foucaultiana, quién la está usando, qué caminos ofrece para investigar. El caso contrario sería una obsesión por las universidades de Bogotá sin ningún interés por una teoría en particular, aquí lo pertinente sería ir a algunas universidades de Bogotá de fácil acceso y buscar allí un problema de investigación. Si sus intereses son varios, busque un tema en común, por ejemplo: las relaciones de poder en las universidades de Bogotá.

Una vez haya hecho la tabla y definido el tema de su investigación, debe tratar de delimitar más su tema. Hágase la siguiente pregunta: «¿En qué aspecto del tema voy a centrar mi atención?». Siguiendo con el ejemplo, una respuesta podría ser: Las relaciones de poder en el restaurante central de la universidad X de Bogotá.

Lo que está tras la respuesta de la pregunta es, en realidad, su objeto de investigación. Una de las virtudes de esta pregunta es que le evita cuestionarse sobre si lo que va a estudiar es un objeto o un sujeto. Estas cuestiones son importantes en las humanidades pero entorpecen en gran medida las etapas iniciales de la formulación del proyecto. Debe tener en cuenta que aunque el objeto de investigación no hace parte de la estructura canónica de la formulación de un proyecto —planteamiento del problema, objetivos, justificación, etc.— sí le servirá para encauzar la investigación y tener claro cual es su tema.

A %d blogueros les gusta esto: