¿Cómo definir los objetivos y hacer una lista de actividades?

Si ya tiene claro el objeto de investigación y el planteamiento del problema, debe definir su objetivo general. Pregúntese: «En el plazo en que desarrollaré la investigación qué puedo hacer para abordar este problema». Ya que su proyecto se evaluará a partir de los objetivos que usted defina, tiene que ser realista, incluso conservador, con lo que usted y su investigación piensan lograr. No le decimos que no deba soñar pero es útil no prometer más de lo que puede lograr.

El objetivo general debe ser una acción sobre su objeto de investigación. Si su objeto es: las relaciones de poder en el restaurante central de la universidad X de Bogotá, su objetivo general podría ser: caracterizar las relaciones de poder en el restaurante central de la universidad X de Bogotá. El verbo que elija debe estar en infinitivo y debe designar una acción que pueda terminarse. Por ejemplo, formular y caracterizar son buenos verbos: con ellos uno esperaría que el resultado de su investigación sea un documento con un plan de acción formulado o unas relaciones de poder caracterizadas. Por el contrario, entender o reflexionar no son buenos verbos: siempre se está reflexionando y nunca se logrará entender algo por completo.

En la formulación canónica de proyectos después del objetivo general viene la redacción de los objetivos específicos. Sin embargo, este es un procedimiento difícil porque en las etapas iniciales del proyecto todavía no se sabe muy bien cómo va a realizarse la investigación. Si ya tiene claros los objetivos específicos, escríbalos y después haga una lista de actividades. Si no los tiene claros, no se preocupe, vaya directo a la lista de actividades.

La lista de actividades se forma de acciones concretas, realizables y secuenciales. La primera actividad de la lista debe ser la primer acción que necesita para cumplir su objetivo. Si su objetivo específico es hacer una selección de bibliografía sobre restaurantes universitarios, pregúntese: «¿Qué necesito para hacer una selección de bibliografía?». Si su respuesta es un criterio de selección, pregúntese: «¿Qué necesito para establecer un criterio de selección?». Pregúntese hasta que la respuesta sea algo que ya tenga, la respuesta anterior debe ser la primera actividad de ese objetivo.

De esta manera, si no tiene claros los objetivos específicos, haga una lista de actividades debajo de su objetivo general. Pronto se dará cuenta de que hay tareas similares: búsqueda de bibliografía, recolección de fuentes, sistematización de datos, etc.. Haga grupos de tareas y esos serán sus objetivos específicos. Si ya tenía los objetivos específicos claros o si recién los encuentra, escriba debajo de cada objetivo específico una lista de actividades suficientes para alcanzarlos.

Al final debería tener algo similar a esto:

1. Hacer una selección de bibliografía sobre restaurantes universitarios.

    1.1. Conocer bibliografía sobre restaurantes universitarios.

    1.2. Establecer un criterio de selección de bibliografía.

La lista de actividades es fundamental para hacer el cronograma, el presupuesto, los objetivos y para saber si su investigación es viable o deberá hacerle algunas modificaciones.

A %d blogueros les gusta esto: