To´meltahtol náhuatl, to´yeknehnemilis – Nuestra lengua náhuatl como agente político lingüístico en la región Sierra de Santa Marta en Veracruz, México

Por: Lorenzo Antonio Bautista Cruz

Náhuatl

“KUA’ TITAPOPOXWIAH tiknohnotzah in

Chanekoh pan to´meltahtol, ga’mate:kaki, sinon aya’

welis tita:tapowashkeh” (Ta:tapowal Ernesto Hernández, 2016).

Español

“Cuando tratemos de ensalmar y dialogar con los chaneques, 

tiene que ser en nuestra lengua náhuatl, porque si no es

en nuestra lengua, no nos podrán escuchar” 

(Entrevista a Ernesto Hernández, 2016) 

En este escrito me enfocaré sobre la glotopolítica, de mi cultura nahua y lengua náhuatl como agente político sociocultural de la comunidad de Mirador Saltillo y la región donde se encuentra la comunidad. Mirador Saltillo es el lugar donde nací y crecí, esta variante lingüística del náhuatl que hablamos es conocida como: náhuatl de Mecayapan o de la región Sierra de Santa Marta (SSM) en el sur de Veracruz, México. En esta región coexiten dos culturas originarias: nahuas y zoque-popolucas descendientes de las culturas mesoamericanas, como también de grupos culturales mestizas, quienes desde los años setenta empezaron a colonizar parte del territorio nahua y zoque-popoluca. Así mismo, alrededor de la SSM se encuentran las principales ciudades industriales del estado, mejor conocido como el corredor industrial de Veracruz, son: la ciudad de Jaltipan, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos.

En este sentido, esta región SSM y en el territorio mexicano ha sido encuentro de diversas culturas, que desde los tiempos prehíspanicos existió interacción sociocultural y língüística diversa, se menciona que:

De acuerdo a la tradición oral de Mecayapan, los habitantes de este pueblo arribaron a la zona procedentes de Huimanguillo, en el actual estado de Tabasco. Es decir, procedían de Los Ahualulcos, uno de los señoríos prehispánicos que se extendía sobre parte de lo que ahora es el sur de Veracruz (Moloacán, Ixhuatlán), y hacia el noroeste del actual estado de tabasco (Humanguillo, Cárdenas) (García de León, 1976). Respecto a lo que por años han contado los viejos del pueblo, cuando estos nahuas llegan a la Sierra, encuentran que el lugar que escogen para asentarse es “propiedad” de los popolucas de Soteapan, quienes les dan permiso de establecerse a cambio de que les paguen un tributo. Los nahuas de Mecayapan aceptan esta condición y pagan su contribución, hasta que el gobierno crea los municipios de Mecayapan y Soteapan (Velázquez 1997, 118). 

Desde los tiempos prehispánicos hasta hoy en día, el territorio mexicano es rico tanto en la biodiversidad, espacio geográfico, como también en su diversidad socio-cultural. México cuenta con treinta y dos Estados, cada uno de ellos con diversos grupos originarios. En la obra de Federico Navarrete Linares, Doctor en estudios mesoamericanos de la UNAM, se menciona que en México “existen más de 62 grupos etnolingüísticos distintos y que hay grandes diferencias entre ellos, pues tienen lenguas propias, tradiciones particulares y conservan características de sus formas de vida ancestrales” (Navarrete 2008, 8). Según el “Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales” del Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas (INALI) se pueden encontrar 364 variantes lingüísticas en todo el país. Es decir hay una gran diversidad socio-lingüística y cultural… (Bautista 2017, 6-7).

Se puede mencionar que el territorio mexicano es multicultural, pero hace falta que sea un territorio plurilingüe, porque en la actualidad se sigue observando una brecha enorme en cuanto a las politíticas lingüísticas; aún se sigue viviendo desigualdades, discrimación y lenguas minorizadas existentes como son las lenguas originarias, que fue heredada desde la llegada de la colonia en latinoamérica. 

Para este escrito, escribiré un poco sobre las experiencias vivídas durante mi desarrollo y formación educativa. En los años noventa cuando empezaba a estudiar en mi niñez, en la comunidad de Mirador Saltillo y en la región, narrando desde el contexto educativo, comunitario y de las ciudades aledañas, existían políticas institucionales para castellanizar en todos los sistemas educativos, aún siendo escuelas en sistema bilingüe, donde se supone que promovía el uso de las lenguas originarias, no fue así, hasta en la actualidad aún se puede apreciar de manera repetida dicha historicidad en algunos lugares e instituciones, son estructuras sociales que se formaron desde la colonia y con miradas occidentales, era visible las posturas políticas que fueron diseñadas (eliminar las lenguas originarias),  fue tomando terreno en los diferentes contextos socioculturales, la glotofobia era evidente y hoy en día aún existe esta discriminación, donde los contextos originarios no somos tomados encuenta para ciertas deciciones o planeaciones que el sistema de gorbierno e intituciones que se encargan de diseñar las diversas políticas institucionales y linguísticas, como de los educativos, aún se visibiliza dicha brecha en varios aspectos sociales y educativos.

En aquel entonoces, era menor de edad y comenzaba a estudiar el preescolar y posteriormente la primaria, empezaba a tener curiosidad sobre el por qué algunas personas hablaban en español y otras personas hablamos náhuatl, y sobre la forma en que minimizaban o discriminaban a los que hablamos alguna lengua originaria, ya sea popoluca o náhuatl. Por lo que me surgieron inquietudes y a cuestionarme: ¿si era necesario seguir hablando mi lengua materna o no? porque hablaba diferente a los que hablan castellano,  y si no hablaba en castellano en el salón de clases, las y los profesorxs nos regañaban cada vez que hablamos nahuátl o popoluca, y en la ciudad (Cosoleacaque), lugar donde estudié la secundaria y el bachillerato y una zona industrial era peor, las lenguas originarias definitivamente no se hablaban en los espacios escolares, y en la ciudad eran minorizadas y discriminadas, por lo que la mayoría de las madres y padres de familia de contextos originarios no querían que sus hijos siguieran hablando la lengua materna originaria. Con forme fui creciendo y conocer ambos contextos desde lo rural y lo urbano fui descubriendo y respondiendo a cada una de las preguntas y dudas que en su momento se presentaban. 

Para este caso, las dudas que se presentaban, no le preguntaba a alguien más que no fuera de mi núcleo familiar, porque preguntar en otros espacios daba pena, pena porque algunas personas podían burlarse de mí. En este sentido, quiero aclarar que no toda la sociedad tenía una mirada igual hacia nosotros (los otros) los nahuas y de las diferentes culturas originarias de la región; habían personas muy amables, con valores, que mostraban respeto hacia nosotros los otros como hemos sido etiquetados en la sociedad o también desde las diversas ciencias que en su momento fuimos vistos de esta manera, quienes estudian nuestras culturas y sociedades originarias. 

Por otro lado, para el caso específico de mi cultura nahua se sigue usando la lengua materna; la cosmovisión nahua sigue presente en la memoria individual y colectiva de la comunidad, los saberes y conocimientos tradicionales, pero también de prácticas y conocimientos popolucas, así mismo de las prácticas occidentales que se fueron adoptando, convergen en la población hoy en día. Aunque ha disminuido el uso de la lengua, a pesar de dichos cambios y continuidad existe una resistencia cultural importante, porque aún se puede visibilizar la lengua, la mirada originaria y logrando un espacio de intercomunicación entre las diferentes lenguas que conviven, ya que interactuan constantemente, existen charlas, en ocasiones comunicación entre las tres lenguas y culturas distintas (nahua, zoque-popoluca y mestiza) presentes en este territorio. 

De los cambios y continuidades en la cultura nahua a la que pertenezco ha desarrollado y presenciado una resistencia cultural, como lo refiere Marshall Sahlins en su obra Dos o tres cosas que sé acerca del concepto de cultura. Allí menciona: 

No estoy hablando de una “cultura de resistencia” tanto como de la resistencia de la cultura. Inherente a la acción significativa de las personas situadas social- mente, la resistencia de la cultura es la forma más pertinente de diferenciación, sin requerir de una política intencional de oposición ni confinada a lo oprimido colonialmente. La gente actúa en el mundo en términos de los seres sociales que son, y no debe olvidarse que, desde su punto de vista cotidiano, es el sistema global el que es periférico y no el de ellos (Sahlins, 2001: 316). 

Por lo anterior, nosotros los nahuas de Mecayapan, a pesar de los cambios y continuidades visibles en estos tiempos, sabemos y tenemos presente que existen seres no humanos a los que se les debe guardar respeto, así como de la lengua materna, y desde la lengua originaria es la forma en que nos comunicamos entre los humanos y no humanos, ya que presentan y representan un valor simbólico importante entre y para la sociedad. Así mismo, los saberes, experiencias y prácticas externas a la cultura es periférico, pero también se ha adoptado ciertas palabras desde la lengua popoluca, como del castellano, siendo así el nahuañol presente.

Posteriormente, cuando empecé a estudiar la Licenciatura en Gestión Intercultural para el Desarrollo en la Universidad Veracruzana Intercultural, fue cuando retomé con mayor fuerza el valor simbólico de nuestra cosmovisión, nuestras lenguas originarias, saberes y conocimientos nahuas, por lo que decidí revitalizar y visibilizar desde el uso de medios digitales y audiovisuales dichos conocimientos que nos enseñaron las abuelas y los abuelos y sabedores comunitarios, y así seguir mostrando a las nuevas generaciones de la importancia de la riqueza sociocultural y lingüístico, como de los derechos que existen para nuestras poblaciones originarias.

Por todo lo anterior, es necesario e importante empezar a diseñar y aterrizar políticas lingüísticas que sean más inclusivas y así toda la diversidad cultural y lingüística sean tomados en cuenta, para hacer valer los derechos que actualmente están escritos, más no aterrizados en la práctica en su totalidad. Como también de formar una región, nación plurilingüe e intercultural, y que nuestras lenguas originarias sean esenciales en el contexto regional y nacional, también se puede lograr y posicionarse en contextos internacionales como lenguas nacionales y no minorizadas, sin dejar atrás las otras lenguas nacionales y extranjeras. 

Lista de referencias:

Bautista, Lorenzo. 2017. “Nuestra mirada en el cine etnográfico: el maíz como elemento de identidad y organización sociocultural en la cosmovisión Nahua de Mirador Saltillo en Veracruz, México”. Tesis de maestría, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede Ecuador. 

Sahlins, Marshall. 2001. Dos o tres cosas que sé acerca del concepto de cultura. Revisa Colombiana de Antropología.

Velázquez, Emilia. 1997. La apropiación del espacio entre nahuas y popolucas de la Sierra de Santa Marta, Veracruz. Nueve estudios sobre el espacio Representación y formas de apropiación. México: CIESAS. 

Entrevista:

Ernesto Henández, originario de la comunidad de Mecayapan, Veracruz, México. 2016.

3 comentarios sobre “To´meltahtol náhuatl, to´yeknehnemilis – Nuestra lengua náhuatl como agente político lingüístico en la región Sierra de Santa Marta en Veracruz, México

  1. 1. Se notan algunas faltas de ortografía en algunas palabras.
    2. Además, desde mi punto de vista y desde mi comunidad nahua de Coacotla, otro de los factores que intervienen en el dezplazo de nuestras lenguas originarias son nuestras familias, en mi comunidad la cercania que se tiene con el corredor industrial conformado por: Jaltipan, Cosoleacaque, Minatitlan y Coatzacoalcos, es considerablemente cercana, las escuelas durante años, han decidido inclinarse por la educación hegemónica, en el que incluso, las familias están en contra de la educación bilingüe en nuestro pueblo, «porque no sirven para tener un buen futuro», esa postura de las familias lo he comprendido, porque en mi familia ocurrio, en el que mis padres decidieron no mandarme a una escuela bilingüe por el echo que no servía para el futuro.

    Sin embargo, esta acción trae consigo el desplazó acelerado de las lenguas originarias, ya que en Coacotla, en su mayor extensión se hablaba la lengua nahuatl, en la actualidad es una pequela parte que la maneja.

    Entre otras cuestiones también me pregunto ¿como podemos intervenir para un mejor conocimiento de nuestra cultura y lengua Nahuatl?

    Me gusta

  2. Es un texto interesante que nos permite ver desde tu perspectiva lo que pasó con las lenguas originarias de la SSM.

    Desde mi punto de vista, creo que las políticas lingüísticas son urgentes y necesarias, sin embargo, también es urgente y necesario concientizar a la población de la importancia que tiene mantener viva la lengua y hacer lo posible para que cada día haya más hablantes de lenguas originarias.

    Me gusta

  3. Gracias por las reflexiones, coincido con Lorenzo Antonio Bautista que es importante implementar estrategias para que lo que está plasmado en la Constitución Mexicana se concrete en la vida cotidiana.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: