LA INTERCOMPRENSIÓN: CAMINO PARA MANTENER VIVAS LAS LENGUAS

La promoción, prohibición, destino de presupuesto económico y cambio de estatus de una lengua son hechos eminentemente glotopolíticos. Es preocupante que cientas de lenguas en todo el mundo estén amenazadas con desaparecer debido al rechazo social que sufren sus hablantes al usarlas, lo que provoca que se inclinen a aprender y usar permanentemente lenguas hegemónicas; otra de las razones de peligro son las migraciones de sus hablantes a territorios y países en las que no se hablan las lenguas nativas ni a nivel educativo, social ni laboral; y la acentuación de ideologías que conceden a las lenguas dominantes mayor poder e importancia que a las lenguas originarias. Por consiguiente, muchos de los hablantes de lenguas que se predicen que pronto desaparecerán, se avergüenzan de sus lenguas maternas o no se interesan en practicarlas y comunicarse a través de ellas ni siquiera con su círculo familiar.

Es necesario desenmascarar el concepto errado de que hay lenguas superiores o inferiores; o acentos mejores que otros. En realidad, las lenguas no son estáticas. Debido a su naturaleza dinámica, por cuanto son usadas por distintos hablantes, se constituyen en diversas formas para comunicarse en diferentes escenarios sociales. Entonces, se requiere que, tanto investigadores, académicos, maestros y ciudadanos aprendan a valorar todas las lenguas, no estratificarlas y fomentar el amor por su significado y trascendencia cultural.

Para incentivar la práctica, valoración y relaciones dialógicas entre lenguas de una forma colaborativa, propongo que se lleven a cabo procesos de intercomprensión.  A través de su aplicación en los entornos sociales con hablantes de pluralidad de lenguas o en espacios educativos en los que se quieran tejer lazos con otras lenguas, la intercomprensión es una herramienta para compartir, escuchar activamente y enseñar mutuamente, sabiendo que todas las lenguas están interconectadas y, a pesar de que una lengua se hable en un continente lejano al propio, comparte similitudes con distintas lenguas alrededor del mundo.

Las diferencias entre las lenguas y las esencias culturales que las envuelven no deben entenderse como incapacidades u obstáculos sino como oportunidades para aprender a hacerse entender y abrir las puertas del entendimiento y del corazón con la genuina intención de comprender a los interlocutores, y enriquecerse juntos: en comunidad, en armonía, en debate respetuoso y compromiso social. Un concepto limitante y poco creativo en el aprendizaje de lenguas es considerar que su esencia es que los sujetos logren memorizar y reproducir estructuras lingüísticas de manera estricta, como si estos no tuvieran capacidad de crear y realizar transformaciones.

Es fundamental usar la intercomprensión para reivindicar el bagaje lingüístico y cultural de los sujetos involucrados, dando valor a todas las lenguas por igual: es esencial fortalecer la disposición por darse a entender y querer entender a los demás sin juzgar y sin discriminar. Por consiguiente, para evitar pensamientos extremos de nacionalismo y rechazo a la diversidad, es enriquecedor comunicarse creativamente, mezclando léxico y expresiones de distintas lenguas y construyendo entre formas flexibles de comunicarse. De esta manera, los individuos desarrollan repertorios sociolingüísticos en comunidad, aprenden a convivir colaborativamente, comprenderse, llegar a consensos, negociar significados e identificar/aprender sobre las simetrías y asimetrías entre las lenguas, y entre las lenguas y los hablantes.

Es crucial desafiar el concepto de que es obligatorio separar la lengua materna de las lenguas extranjeras, como si su naturaleza fuera diferente. De hecho, es enriquecedor permitir e incentivar el diálogo entre distintas lenguas, culturas, conocimientos y competencias que las envuelven. El hecho de desear aprender una lengua extranjera no quiere decir que el hablante deba anular las lenguas que ya conoce y no establecer relaciones entre ellas. Por el contrario, el hablante puede aproximarse y entender mejor las lenguas que conoce y que desea aprender, mediante la comparación e integración con otras lenguas. Esto hace parte de desarrollar una ciudadanía en paz, respetuosa y que no segrega a los hablantes en razón de las lenguas que dominan. 

Finalmente, es posible luchar contra la desaparición de lenguas habladas por grupos minoritarios motivándonos a nosotros mismos y a quienes nos rodean a aprenderlas, practicarlas y diseminarlas. De esta manera, se podría dar un paso importante para aportar a su sobrevivencia. Asimismo, aprovechar oportunidades de compartirlas, enseñarlas o dar   conceptos favorecedores de estas lenguas, para así despertar el interés y respeto de otros sujetos por adoptarlas, utilizarlas y revitalizarlas.

La responsabilidad de llevar a cabo estas acciones y otras ideas que surjan en el camino, está en toda la sociedad, pero principalmente en nosotros, que valoramos las lenguas y culturas, y estamos interesados en los procesos glotopolíticos y geopolíticos. Preservar y fomentar el valor de las lenguas es luchar contra el glotocidio y todo tipo de práctica que vaya en detrimento de la dignidad de los hablantes, sus lenguas y culturas, tal como lo es la glotofobia. Instémonos a nosotros mismos y a quienes nos rodean, ya sea de manera formal o informal, la importancia de no juzgar a los demás por la(s) lengua(s) que usa para comunicarse y las distintas formas en que la utiliza y enriquece, y, en segundo lugar, inculcar el respeto y conocimiento de las lenguas originarias las cuales están en peligro de desaparecer y junto con ellas, las tradiciones y conocimientos que sus hablantes han construido por milenios.

La promoción, prohibición, destino de presupuesto económico y cambio de estatus de una lengua son hechos eminentemente glotopolíticos. Es preocupante que cientas de lenguas en todo el mundo estén amenazadas con desaparecer debido al rechazo social que sufren sus hablantes al usarlas, lo que provoca que se inclinen a aprender y usar permanentemente lenguas hegemónicas; otra de las razones de peligro son las migraciones de sus hablantes a territorios y países en las que no se hablan las lenguas nativas ni a nivel educativo, social ni laboral; y la acentuación de ideologías que conceden a las lenguas dominantes mayor poder e importancia que a las lenguas originarias. Por consiguiente, muchos de los hablantes de lenguas que se predicen que pronto desaparecerán, se avergüenzan de sus lenguas maternas o no se interesan en practicarlas y comunicarse a través de ellas ni siquiera con su círculo familiar.

Es necesario desenmascarar el concepto errado de que hay lenguas superiores o inferiores; o acentos mejores que otros. En realidad, las lenguas no son estáticas. Debido a su naturaleza dinámica, por cuanto son usadas por distintos hablantes, se constituyen en diversas formas para comunicarse en diferentes escenarios sociales. Entonces, se requiere que, tanto investigadores, académicos, maestros y ciudadanos aprendan a valorar todas las lenguas, no estratificarlas y fomentar el amor por su significado y trascendencia cultural.

Para incentivar la práctica, valoración y relaciones dialógicas entre lenguas de una forma colaborativa, propongo que se lleven a cabo procesos de intercomprensión.  A través de su aplicación en los entornos sociales con hablantes de pluralidad de lenguas o en espacios educativos en los que se quieran tejer lazos con otras lenguas, la intercomprensión es una herramienta para compartir, escuchar activamente y enseñar mutuamente, sabiendo que todas las lenguas están interconectadas y, a pesar de que una lengua se hable en un continente lejano al propio, comparte similitudes con distintas lenguas alrededor del mundo.

Las diferencias entre las lenguas y las esencias culturales que las envuelven no deben entenderse como incapacidades u obstáculos sino como oportunidades para aprender a hacerse entender y abrir las puertas del entendimiento y del corazón con la genuina intención de comprender a los interlocutores, y enriquecerse juntos: en comunidad, en armonía, en debate respetuoso y compromiso social. Un concepto limitante y poco creativo en el aprendizaje de lenguas es considerar que su esencia es que los sujetos logren memorizar y reproducir estructuras lingüísticas de manera estricta, como si estos no tuvieran capacidad de crear y realizar transformaciones.

Es fundamental usar la intercomprensión para reivindicar el bagaje lingüístico y cultural de los sujetos involucrados, dando valor a todas las lenguas por igual: es esencial fortalecer la disposición por darse a entender y querer entender a los demás sin juzgar y sin discriminar. Por consiguiente, para evitar pensamientos extremos de nacionalismo y rechazo a la diversidad, es enriquecedor comunicarse creativamente, mezclando léxico y expresiones de distintas lenguas y construyendo entre formas flexibles de comunicarse. De esta manera, los individuos desarrollan repertorios sociolingüísticos en comunidad, aprenden a convivir colaborativamente, comprenderse, llegar a consensos, negociar significados e identificar/aprender sobre las simetrías y asimetrías entre las lenguas, y entre las lenguas y los hablantes.

Es crucial desafiar el concepto de que es obligatorio separar la lengua materna de las lenguas extranjeras, como si su naturaleza fuera diferente. De hecho, es enriquecedor permitir e incentivar el diálogo entre distintas lenguas, culturas, conocimientos y competencias que las envuelven. El hecho de desear aprender una lengua extranjera no quiere decir que el hablante deba anular las lenguas que ya conoce y no establecer relaciones entre ellas. Por el contrario, el hablante puede aproximarse y entender mejor las lenguas que conoce y que desea aprender, mediante la comparación e integración con otras lenguas. Esto hace parte de desarrollar una ciudadanía en paz, respetuosa y que no segrega a los hablantes en razón de las lenguas que dominan. 

Finalmente, es posible luchar contra la desaparición de lenguas habladas por grupos minoritarios motivándonos a nosotros mismos y a quienes nos rodean a aprenderlas, practicarlas y diseminarlas. De esta manera, se podría dar un paso importante para aportar a su sobrevivencia. Asimismo, aprovechar oportunidades de compartirlas, enseñarlas o dar   conceptos favorecedores de estas lenguas, para así despertar el interés y respeto de otros sujetos por adoptarlas, utilizarlas y revitalizarlas.

La responsabilidad de llevar a cabo estas acciones y otras ideas que surjan en el camino, está en toda la sociedad, pero principalmente en nosotros, que valoramos las lenguas y culturas, y estamos interesados en los procesos glotopolíticos y geopolíticos. Preservar y fomentar el valor de las lenguas es luchar contra el glotocidio y todo tipo de práctica que vaya en detrimento de la dignidad de los hablantes, sus lenguas y culturas, tal como lo es la glotofobia. Instémonos a nosotros mismos y a quienes nos rodean, ya sea de manera formal o informal, la importancia de no juzgar a los demás por la(s) lengua(s) que usa para comunicarse y las distintas formas en que la utiliza y enriquece, y, en segundo lugar, inculcar el respeto y conocimiento de las lenguas originarias las cuales están en peligro de desaparecer y junto con ellas, las tradiciones y conocimientos que sus hablantes han construido por milenios.

3 comentarios sobre “LA INTERCOMPRENSIÓN: CAMINO PARA MANTENER VIVAS LAS LENGUAS

  1. Me da gusto el énfasis que haces en el texto de que no hay que renunciar a nuestras raíces al aprender otras lenguas, es un gana y gana porque de manera natural todos aprenden recíprocamente, sin rivalidad y en cooperación.

    Me gusta

  2. Ciertamente muy interesante el artículo. Me da la idea de aplicarla en mis clases para entrenar las habilidades de escucha y lectura de mis estudiantes en varias lenguas a la vez.

    Me gusta

  3. Me gusta mucho cuando mencionas que la intercomprensión se orienta al entendimiento mutuo y sembrar semillas para construir la paz que tanto necesitamos en las sociedades.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: